Periodistas, abogados, policías y dirigentes deportivos, entre victimas de “los cachiros”

Periodistas, abogados, policías y dirigentes deportivos, entre victimas de “los cachiros”

- in Destacados, Nacionales
0

Según un documento compartido por el Departamento de Justicia de la Corte de Nueva York,  Devis Rivera Maradiaga , jefe de la banda de “los cachiros”, confesó haber dado la orden para perpetrar varios crímenes, algunos de ellos considerados de alto impacto. En la lista de fallecidos figuran políticos, funcionarios públicos, dirigentes deportivos, unos cinco guardaespaldas y otros considerados por Maradiaga como enemigos de su cartel.

Rivera Maradiaga admitió que no solo mató personas para poder operar, sino que sobornó e introdujo droga y operó ilícitamente a través de sus empresas, tanto en Honduras, como en Estados Unidos.

Entre todos los cargos, admitió que es uno de los principales administradores, organizadores y líderes de una empresa criminal continua, que operó desde el 2003 hasta el 2013, en las acciones ilícitas que trae el trasiego de cocaína, que mató a 78 personas y estas son sus víctimas.

De acuerdo a un documento divulgado por el capitalino Diario La Tribuna, y replicado por otros medios informativos locales e internacionales, se devela la confesión del hondureño, quien en sus declaraciones ante la corte, ha mencionado nombres de políticos, funcionarios, entre otros, vinculándolos a una gama de operaciones ilícitas que él llevaba a cabo y en la última etapa, con ayuda de la DEA. Entregado a la justicia, Rivera Maradiaga ha llegado a un acuerdo con esa oficina del fiscal federal del Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, quien fue despedido por el presidente Donald Trump, pero antes le aceptó la declaración de culpabilidad, presentada el pasado 7 de abril del 2016, por el abogado, René Sotorrío, defensor de El Cachiro.

Rivera Maradiaga admitió sus fechorías, no solo que mató personas para poder operar, sino que sobornó e introdujo droga y operó ilícitamente a través de sus empresas, tanto en Honduras, como en Estados Unidos. El fiscal Bharara le aceptó la confesión del ahora imputado, hecha con el fin de acogerse al programa de testigos protegidos de los Estados Unidos.

Entre todos los cargos, admitió que es uno de los principales administradores, organizadores y líderes de una empresa criminal continua, que operó desde el 2003 hasta el 2013, en las acciones ilícitas que trae el trasiego de cocaína, que mató a 78 personas y estas son sus víctimas.

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

El fiscal Bharara le aceptó la confesión del ahora imputado, hecha con el fin de acogerse al programa de testigos protegidos de los Estados Unidos.

Entre todos los cargos, admitió que es uno de los principales administradores, organizadores y líderes de una empresa criminal continua, que operó desde el 2003 hasta el 2013, en las acciones ilícitas que trae el trasiego de cocaína, que mató a 78 personas y estas son sus víctimas.

Jorge Aníbal Echeverría Ramos

Jorge Aníbal Echeverría Ramos, alias “Coque”, fue uno de los pioneros del cartel del Atlántico. En poco tiempo, Los Cachiros fueron sus rivales al disputarle el “negocio”.

El 22 marzo del 2003, en una sangrienta disputa, en la cantina Los Talibanes, de Tocoa, Colón, dejó como resultado la muerte de Osman Isidro Rivera, el menor de Los Cachiros a manos de El “Coque”, por la disputa de una mujer.  La suerte del “Coque” estaba echada. Este era el comienzo de la pelea entre las dos organizaciones delictivas que pusieron fin a la amistad, pues tras la muerte del “cachirito”, sus hermanos y su padre buscaron la revancha y decidieron acabar con la vida de Echeverría Ramos.

El 19 de del 2003 sufrió el primer atentado junto a Margarita Lobo. Fueron trasladados a Cuba para su atención y al poco tiempo, emigraron hacia Costa Rica, donde Coque sufrió el siguiente atentado, del cual sobrevivió nuevamente. Gravemente herido, ante la tenaz persecución policial, el hombre fue detenido en Panamá y deportado a Honduras. Tres días después de haber sido encarcelado en la Penitenciaría Central, otro recluso le disparó matándolo mientras recibía atención en el hospital del centro penal.

Sin reponerse aún de sus graves heridas, “Coque” fue conducido primero al hospital de La Ceiba, de donde intempestivamente fue trasladado en helicóptero a la cárcel de Támara, la de máxima seguridad de Honduras, y recluido en la clínica de la cárcel.

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

Fue deportado a Honduras y encarcelado, tres días después fue asesinado. Jorge Aníbal Echeverría Ramos el “Coque”.

El 18 de marzo de 2004, cuando todos dormían, el “moribundo” se levantó de la cama y descargó todas las balas de una pistola nueve milímetros en el cuerpo de “Coque”. Después, todas las puertas se le fueron abriendo y tranquilamente salió de la prisión de máxima seguridad de Honduras.

Desde ese día los Cachiros, con Javier Rivera Maradiaga, como líder indiscutible, se convirtieron en dueños y señores del narconegocio en Honduras, afianzando así sus alianzas con sus pares en el sur y el norte del continente. En los tres años siguientes, de 2004 a 2006, Javier y su hermano Leonel, el más sanguinario de toda la familia según diversos testimonios, eliminaron a todo el que encontraron vinculado a la familia de los Echeverría Ramos.

Los Cachiros son también conocidos como “Los Primos” y su ascenso económico es considerado como un hecho extraordinario. Sus inicios, asevera Estados Unidos, se remontan a mediados de la primera década de este milenio, cuando entran al negocio del narcotráfico y desde ahí llevan más de una década gobernando el mundo del tráfico de estupefacientes en Honduras.

Por usar sus territorios, sostienen los informes de Washington, ellos cobraban impuesto a otros grupos de transportistas que trasegaban con alucinógenos por sus zonas, como parte de las reglas del juego entre estas bandas criminales.

“El Ciu”, “Flaco” y “Cayito”

Los Cachiros no solo acabaron a el “Coque”, sino que con sus compinches a quienes Rivera Maradiaga identificó, como “El Ciu”, “Flaco” y “Cayito”.

Juan Ramón Salgado Cueva

El diputado del Partido Liberal, Juan Ramón Salgado, fue atacado a balazos, el 1 de mayo 2006 en su casa en la colonia Aurora, de San Pedro Sula.

En una acción del crimen organizado, varios sujetos llegaron hasta su residencia y lo acribillaron, cuando él descansaba en una hamaca, después de haber regresado de su gira política de fin de semana, por la aldea La Brea, Colón, de donde era originario.

Las autoridades de la Policía noroccidental descartaron que su muerte fue por delincuencia común, vertió la hipótesis, era una venganza posiblemente vinculada al crimen organizado. En la escena del crimen, se encontraron 30 casquillos de calibre 9 milímetros y fusil M16.

La familia no señaló a nadie en particular y más bien dijeron que el exalcalde de Trujillo era muy querido en el departamento. Fue presidente de la empresa agrícola Coapalma Ecara, tres veces diputado por Colón. Este es uno de los casos que están en impunidad.

Salvador Regalado Ramírez, Carlos Ramírez, Hernán Paz, Jesús Orellana y Santos Blandín

Fueron ultimados el año 2008 en el negocio bailable El Occidente, según informe de la Secretaría de Seguridad, informó que estaban en una actividad ilícita, reunidos a puertas cerradas en ese lugar y fueron sorprendidos por una banda delictiva fuertemente armada, entró a el establecimiento y sin mediar palabras comenzaron a dispararles.

En la reunión estaban: Salvador Regalado Ramírez (39), Jesús Humberto Orellana Ramírez. Carlos Luis Aguirre Ramírez. Hernán Paz, Santos Eduvin Blandín.

La principal hipótesis de la Policía es que el móvil fue por problemas de narcotráfico, aunque su familia dijo lo contrario y aseguraron que las víctimas se dedicaban a la ganadería. Salvador Regalado Ramírez era hermano de Jesús Humberto Orellana Ramírez, quien tenía sus propiedades en la aldea Guapinol, Tocoa, Colón. Mientras que Carlos Luis Aguirre Ramírez era primo hermano de los dos hermanos y Hermain Paz y Santos Eduvin Blandín, trabajaban con Salvador Regalado Ramírez, dedicado a la avicultura, porcicultura y a la compra y venta de carros. El entonces portavoz de la secretaría de Seguridad dijo que se suponía que las víctimas fueron sorprendidas en el interior de un establecimiento, por los sicarios cuando planeaban una actividad ilícita y se produjo la balacera.  En la escena del crimen encontraron 104 mil lempiras en efectivo en una caja fuerte, fusiles M-16, cargadores para ese tipo de arma y dos escopetas.

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

Julián Arístides Gonzales

Investigar los carteles de “Los Cachiros”, los Valle, y el de Los Soles, le costó la vida al “zar antidrogas”.

El general  Julián Arístides González iba en su automóvil por un barrio de Tegucigalpa cuando los atacantes se le acercaron y lo mataron, el 8 de diciembre de 2009 informó el vocero de la Policía, el comisionado Orlin Cerrato. Según el informe policial, un poco antes había dejado a una hija en una academia bilingüe cercana.

Uno de los hombres se bajó de la motocicleta, mientras González estaba solo dentro de su vehículo atascado en el tráfico de la calle y le disparó a quemarropa. Ambos pistoleros huyeron después del lugar, donde las autoridades hallaron los casquillos de 11 balas.

González, de 57 años, dirigía desde hace unos 10 años la oficina antidrogas, la cual depende de la fiscalía general, y tenía programado retirarse dentro de un par de meses y posteriormente establecerse en Canadá, según revelaron autoridades policiales.

Nahúm Palacios

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

Nahúm Palacios, el comunicador social era el director de noticias de la Televisora del Aguán Canal 5.

El periodista Nahúm Elí Palacios Arteaga, murió el 14 de marzo del 2010, cerca de su casa de habitación en la colonia Los Pinos de Tocoa, Colón, quien perdió la vida después de recibir varios impactos de bala con armas AK-47 provocando su muerte de forma instantánea. El comunicador social era el director de noticias de la Televisora del Aguán canal 5, al momento de ser atacado se conducía en un vehículo Toyota propiedad de la empresa.

Tras recibir amenazas, la víctima pidió protección al Estado y dos días después fue acribillado.

Juan Osorto, Héctor A. Portillo, Juan Zorro, el “Gato Negro”

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

Juan Zorro “Gato Negro” fue una leyenda en el mundo del hampa, hasta su muerte.

Siendo casi una temible leyenda, Juan Osorto o Héctor Portillo, alias Juan Zorro o “El Gato Negro” fue ultimado, en la madrugada del domingo 18 de abril del 2010, después de haber salido ileso de varios atentados perpetrados antes, en el que murieron seis de sus guardaespaldas.

En un confuso operativo policial, Héctor Portillo fue sustraído de su vivienda, en la residencial Las Hadas y posteriormente, amaneció muerto, con señales de haber sido torturado toda la noche.

Su cuerpo fue encontrado en una hondonada, yendo hacia la aldea Los Plátanos, en Danlí. Estaba irreconocible y fue por las huellas dactilares que lo identificaron como Héctor Portillo. En la boca le metieron un pañuelo y tenía múltiples heridas con arma de fuego en la cabeza y una fractura de cráneo. Su cuerpo yacía desnudo, con señales de haber sufrido la tortura.

El ataque se registró en varios atentados, a las 7:30 de la noche cuando sujetos acribillaron a Fredy Alexis en una oscura calle en la colonia las Hadas, ligado supuestamente a “El Gato Negro”.

Los investigados presumen que Fredy y “El Gato Negro” iban juntos cuando los interceptaron al momento del ataque en el lugar se contabilizaron 20 casquillos de pistola 9 milímetros.

También acribillaron a seis de sus guardaespaldas: Marco Antonio Reyes Cruz, Marco Antonio Reyes Solís, Andrés Misael Suazo, Santos Emilio Zúniga, Daniel Alejandro Murillo y Juan Ángel Paz, algunos con antecedentes penales y otros no.

El perfil delictivo de “El Gato Negro”, estaba registrado en la Policía Nacional, donde tenía dos fichas por el delito de narcotráfico. Se presume que era el cabecilla de una red de distribución de drogas y lavado de dinero.

Su muerte, también desencadenó la venganza de la banda compuesta por varios miembros de su familia, algunos ya han perecido en circunstancias violentas y otros siguen operando en la Capital.

El Ministerio Público en una de las operaciones especiales, detuvo recientemente a varios de sus descendientes, conocidas como Las Gatas, por delitos ligados al lavado de dinero y narcomenudeo.

Ramón Antonio Ponce Romero, alias “Moncho Cabezas”

De 28 años, Ramón Antonio Ponce Romero, era un reconocido líder de una banda de robacarros, que operaba en Yoro y en varias ocasiones fue detenido por la Policía, en atención a las órdenes de captura.

Aunque su muerte se produjo entre el 2010 y el 2011, su muerte no tuvo la relevancia que sus capturas anteriores por varios delitos, entre ellos el rapto.

La Policía informó que el sujeto estaba acusado de rapto, en El Progreso, Yoro. Operaba con una banda en el sector entre La Barca y Tela. Fue descrito como militante de la pandilla MS.

Alfredo Landaverde

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

El exasesor de la Secretaría de Seguridad, Alfredo Landaverde, se conducía en su vehículo cuando fue tiroteado por sicarios en el bulevar Los Próceres, en Tegucigalpa.

El Cachiro, en Nueva York, admitió haber ordenado la muerte de Gustavo Alfredo Landaverde, quien murió el 6 de abril de 2014, al ser atacado por sicarios en el bulevar Los Próceres, en la entrada a la Colonia 21 de Octubre.

En el mismo atentado resultó herida su esposa Hilda Caldera.

El exasesor de la secretaría de Seguridad se conducía en su vehículo turismo, procedente de la residencial Santa Lucia, carretera a Valle de Ángeles, junto con su esposa, Hilda Caldera, pero en la intersección a la colonia San Miguel y la 21 de octubre fueron atacados, por varios malhechores que se conducían en una motocicleta.

Los tiradores le dieron por en frente al turismo de Landaverde, hiriéndolo mortalmente en el tórax. Aun con signos vitales, esa mañana, el también exdirector de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico, fue trasladado al Hospital Escuela Universitario (HEU), donde falleció.

Su caso es considerado uno de los crímenes emblemáticos porque fue dirigido contra un hombre que mantuvo la denuncia pública, contra el crecimiento desigual del crimen organizado y la participación de altos miembros de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, en la actividad criminal.

Hilda Caldera, la viuda de Landaverde, recibió un disparo del cual salió ilesa, en el atentado criminal, ordenado por la mafia.

Mientras los carteles crecían a la vista de las autoridades, Landaverde se llenó de indignación y acudió a la denuncia pública. Su última comparecencia, en la que demandó acciones a los jefes de la Policía Nacional fue la última de sus declaraciones ante de su muerte, a manos de unos motorizados que le dispararon frente a un semáforo, cuando viajaba acompañado de su esposa Hilda Caldera, quien también sufrió varios impactos de bala.

De acuerdo a investigaciones posteriores en este crimen, también habrían participado los policías al servicio de Los Cachiros, contratados para realizar limpieza de todas aquellas personas que los narcotraficantes consideraban una amenaza.

Por este caso, hay un testigo protegido que identificó a uno de los autores materiales, Marvin Morel Andino Mascareño, quien es el único que guarda prisión por este crimen y lo condenaron a 22 años de cárcel por el delito de asesinato en perjuicio de Alfredo Landaverde, mientras los autores intelectuales gozan de impunidad.

Judith Alemán Banegas, Ángel Henríquez y Karol Guardado

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

Judith Alemán Banegas, atacada a balazos junto con su chofer y su asistente en Lomas del Guijarro el 7 de abril del 2008.

El 7 de noviembre de 2001 la reconocida abogada Judith Alemán Banegas, Ángel Henríquez, su chofer, y su secretaria Karol Guardado, fueron acribillados en el interior de una lujosa camioneta, tras una tenaz persecución por las calles de la residencial Las Lomas del Guijarro.

Las víctimas fueron perseguidas por dos vehículos y alcanzados, a la altura del parque España, donde los acribillaron. Alemán Banegas salió ilesa del primer atentado que sufrió el 6 de junio del 2008, cerca de su residencial en Lomas del Guijarro.

En la escena del triple crimen quedaron dispersos varios casquillos de armas Ak-47, pistolas calibre 0.40, 9 milímetros y fusil M-16. El 14 de enero del 2015, el Tribunal de Sentencia emitió la resolución de 66 años de cárcel por el triple crimen contra Denis Omar Galeas Álvarez, Germán Reynieri Rodríguez Bonilla, Clibeli Tomás Pastrana Martínez y Elmer Cruz Núñez. Este último fue la persona que abrió la puerta de la camioneta y remató a la abogada.

Aníbal Barrow

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

“Los Gordos” raptaron al comunicador, Aníbal Barrow, y se lo llevaron aún herido para desmembrarlo ya fallecido.

El periodista Anibal Barrow, fue privado de su libertad el lunes 24 de junio de 2013, cuando se desplazaba por la ciudad de San Pedro Sula, a inmediaciones del Estadio Olímpico Metropolitano, en horas más tarde.

Su vehículo se encontró abandonado con un impacto de bala y sangre, inmediatamente los medios de comunicación y testigos oculares reportaban el hallazgo del cuerpo sin vida del comunicador, pero más tarde, la Policía negaba haberlo encontrado. Hubo toda una confusión que duró 16 días, desde que fue raptado hasta su muerte.

El gobierno desplazó su gente en operativos militares, durante 14 días de búsqueda, mientras se hablaba de un posible secuestro del comunicador del norte, ya que nadie lo daba por muerto.

El miércoles 10 de julio fue encontrado el cuerpo desmembrado del comunicador, en una laguna ubicada en Villanueva, donde las partes eran alimento para los cocodrilos.

Según declaraciones del testigo protegido e implicado directo en el crimen, Aníbal Barrow murió pocos minutos luego de su rapto, a causa de un impacto de bala en la sien izquierda.

Trascendió, en la investigación que un poderoso narcotraficante dio la orden de matar a Barrow, y la ejecución la cumplió la pandilla de “El Gordo”, contratada por un sujeto identificado, como “El Choco”.

Melvin Elías Sandres del Valle

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

El dirigente del Club Atlético de Choloma, Melvin Sandres, fue ultimado el martes 29 de octubre de 2013 por sujetos desconocidos en su casa de habitación ubicada en la ciudad de Choloma. Junto al occiso también murió su guardaespaldas, Henry Adalid Ponce, que custodiaba la entrada de su hogar.

Según relato de testigos, hombres fuertemente armados ingresaron a la vivienda de Sandres en horas de la madrugada.

Sonia Marlen Ramos Montes

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

El asesinato de Sonia Marlen Ramos Montes, ocurrió el jueves 14 de noviembre de 2013 en Rivière-des-Prairies, perteneciente a la ciudad de Québec. La poderosa mano de la banda de Los Cachiros, llegó hasta Canadá, donde la víctima se había refugiado, huyendo de la feroz persecución que le montó la banda criminal.

Ramos Montes era la última que quedaba del clan de los Montes, todos sus familiares, padres, hermanos, hijos y sobrinos fueron aniquilados, presumiblemente por la organización criminal de los Rivera Maradiaga, todo poderosos en Colón.

Su asesinato se ligó en primera instancia al de una venganza, una vendetta que no tuvo su origen en Montreal o Canadá, sino en  Honduras, que ocasionó la muerte de unas 15 personas, todos miembros de una misma familia y que podría tener, como origen un conflicto agrario, informaron en su momento medios internacionales.

Revelan nombres de los 78 asesinatos de Los Cachiros

FUENTE: DIARIO LA TRIBUNA.

You may also like

Este martes; pedirán al CNR derogación inmediata de “ley mordaza”

Organizaciones de Comunicadores, Medios de Comunicación y de