Ayudas de Taiwán contribuyen a fomentar la “corrupción” en C.A.

Ayudas de Taiwán contribuyen a fomentar la “corrupción” en C.A.

- in Economía, Nacionales
0

Taiwán tiene ahora relaciones diplomáticas solo con 19 países, en su mayoría pequeñas naciones de Centroamérica y del Pacífico. Panamá cortó sus lazos diplomáticos con Taiwán para establecerlos con China en junio del año pasado y a principios de este mes lo hizo la República Dominicana.

Después de casi 80 años de relaciones, el gobierno dominicano ha cortado lazos con Taiwán y ha establecido relaciones diplomáticas con la República Popular de China, según han informado los gobiernos de ambos países asiáticos, en otro golpe diplomático a la isla independiente.

El cambio es una victoria diplomática para el gobierno chino, que a menudo ha seducido con paquetes de ayuda generosos a naciones en desarrollo. Taipei ha tenido problemas para competir con una China cada vez más poderosa.

A menudo conocida como la “diplomacia del dólar”, ambos países asiáticos otorgan ayuda económica a las naciones que mantienen relaciones oficiales con ellos, pero ¿qué ofrecen los taiwaneses a Honduras que no pueden otorgar los chinos comunistas?.

En el caso de los países centroamericanos, excepto Costa Rica, el respaldo diplomático que mantienen a Taiwán es compensado con el financiamiento de pequeños programas de desarrollo, pero a los gobernantes les donan millones de dólares que por lo general terminan en sus cuentas de ahorro particulares.

Los países que reciben la generosa ayuda taiwanesa no tienen relaciones diplomáticas con China y además del reconocimiento diplomático de Taiwán respaldan su anhelo de ser admitido como miembro de pleno derecho en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El manejo de esas donaciones tiene en problemas legales a muchos exmandatarios de la región por las supuestas irregularidades cometidas con la ayuda económica taiwanesa, conocida como “diplomacia del dólar”. Esas contribuciones son diversas y van desde donaciones encubiertas a campañas políticas en Costa Rica y Nicaragua hasta el desvío de fondos a través de fundaciones en Panamá.

Entre las acusaciones que afronta el expresidente de Costa Rica Miguel Ángel Rodríguez, y que le obligaron a renunciar a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), figura la de que recibió 400.000 dólares del gobierno de Taiwán y un millón de una empresa taiwanesa conocida como Friendship.

Pero, además, una comisión legislativa que investiga supuestas irregularidades en la campaña electoral del expresidente costarricense, Abel Pacheco, reveló que una empresa taiwanesa giró 500.000 dólares a su campaña.

En Nicaragua también se ha cuestionado la campaña electoral del expresidente Enrique Bolaños, hasta el punto de que la Fiscalía pidió en su momento a la Asamblea Legislativa la destitución del exmandatario por negarse a facilitar información de sus gastos electorales.

En las investigaciones de la Fiscalía se denunció que el Partido Liberal Constitucional (PLC) que llevó al poder a Bolaños recibió más de 4 millones de dólares de un banco y una empresa de Taiwán.

Mientras que en Panamá, el procurador general, José Antonio Sossa, inició una investigación sobre las donaciones efectuadas por Taiwán al gobierno de la expresidenta Mireya Moscoso (1999-2004).

Las supuestas irregularidades se refieren al uso que se dio a unos 70 millones de dólares donados por Taiwán a fundaciones privadas formadas por funcionarios del gobierno de Moscoso para ejecutar proyectos estatales.

Pese a que Taiwán asegura que sus ayudas están sujetas a normas estrictas de control, las cifras exactas que entregan no se hacen públicas, según el gobierno taiwanés, para evitar celos entre los países receptores.

Entre las obras más importantes que se han desarrollado en la región con fondos de Taiwán figuran el edificio de la Casa Presidencial en Managua, el edificio de la Cancillería y parte de las ampliaciones del Parlamento nicaragüense, así como el Palacio José Cecilio del Valle, en el que funciona la Casa Presidencial de Honduras.

En el caso de El Salvador, los fondos donados por Taiwán llevaron a la cárcel y probablemente a la muerte al expresidente Francisco Flores, quien gobernó entre 1999-2004.

A Flores se le acusó, entre otros delitos, de haberse apropiado durante su mandato de fondos donados por el gobierno taiwanés para emergencias ante desastres naturales.

Fue el Departamento del Tesoro de Estados Unidos que dió a conocer un reporte de ‘cheques personales’ a Flores y que habría recibido de Taiwán, por la suma de unos 10 millones de dólares.

Las donaciones suelen desviarse hacia exaltos funcionarios, muchas veces a través de fundaciones fantasmas y fiscalizaciones inexistentes. Las denuncias también han involucrado al expresidente de Guatemala Alfonso Portillo Cabrera.

En 1972, Taiwán perdió el puesto que tenía en la ONU en favor del gobierno comunista, que desde entonces mantiene la representación oficial de China.

Sin embargo, por los avatares propios de la Guerra Fría, Centroamérica mantuvo su reconocimiento al régimen instalado en Taiwán como el verdadero gobierno chino.

La opción anticomunista de los gobernantes centroamericanos del siglo pasado permitió el crecimiento de una relación comercial que Taiwán se esmera en mantener ante la avasalladora capacidad económica de Pekín.

Nicaragua rompió el libreto temporalmente en la primera etapa del sandinismo (1979-1989) al reconocer a la República Popular en 1985 por afinidades ideológicas.

Retomó la relación con Taiwán en 1990, cuando el Frente Sandinista ya había entregado el poder.

 

You may also like

La “H” Sub-20 se enfrentará a Costa Rica y EE.UU. por un boleto al Mundial de Polonia 2019

La selección Sub-20 se enfrenta a su similar