El TSE y las viejas mañas de la política

El TSE y las viejas mañas de la política

- in Nacionales, Opinión
0

Por: Aldo Romero

Periodista y Catedrático Universitario

@aldoro

Las incidencias del actual proceso electoral hondureño, y digo actual porque el mismo concluirá hasta la declaratoria oficial de elecciones, lejos de desatar la alegría y la euforia de unos y la tristeza e impotencia de otros, debería más bien preocupar a todo un país cuya institucionalidad moribunda, le está generando graves problemas sociales que difícilmente se podrán superar.

Lo que habíamos anticipado desde este mismo espacio aconteció, y es que no podía ser de otra manera, los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) dejaron al descubierto el nerviosismo y la falta de independencia ante las presiones de las que han sido objeto por parte de los grupos interesados a lo largo de todo el proceso.

El sistema de transmisión de resultados, del que se había dicho no ofrecía las garantías de transparencia requeridas falló, y esto, junto al misterioso silencio de más de diez horas de las autoridades electorales, vuelven a levantar las suspicacias y a restarle credibilidad a la legalidad con la que se supone, debe actuar la institucionalidad.

Quedarán por mucho tiempo en el ambiente las dudas del porqué la tardanza en la actualización de resultados, como es que en anteriores elecciones este mismo TSE, con David Matamoros a la cabeza, declaró ganadores con apenas el 25 o 30 por ciento de las actas electorales fundamentado en lo irreversible de las tendencias, increíblemente en esta ocasión, con más del 60 por ciento de actas, y con una tendencia de cinco puntos entre las dos fuerzas en conflicto no ha sido así.

Los ojos del mundo, a través de la observación internacional en el país, están nuevamente concentrados en Honduras y otra vez por las viejas mañas y prácticas irregulares de la misma clase política que no aprendió la lección del 2009 y que sigue aferrada a mantener su estatus a como dé lugar y en marcado irrespeto a las normativas legales.

Al margen de los resultados oficiales la percepción ciudadana es que el proceso electoral fue manipulado, prevalecerá la idea de la maniobra política y la manipulación de resultados, se dirá que como en otras ocasiones, no se ha respetado la voluntad popular a través del voto.

El Tribunal Electoral,  un organismo dispar y falto de representatividad, ha mostrado una y otra vez que es ineficiente, que  ya no tiene razón de ser, es urgente por tanto, una reforma inmediata orientada a su cierre e iniciar un proceso acompañado por la sociedad civil organizada y la comunidad internacional, para que los próximos procesos electorales, sean manejados por un ente técnico, despolitizado y con sistemas de votación y transmisión de resultados actualizados, transparentes y acordes a las exigencias de la verdadera democracia participativa y representativa.

Es una lástima que los entes encargados de denunciar e investigar irregularidades como las que se dice están pasando, no tengan el brazo tan largo ni la capacidad de llegar a conclusiones contundentes que permitan castigar, en este caso, los delitos electorales, pero que en general, esta falta de iniciativa y de acción favorece el posicionamiento de la impunidad en el país.

La crisis hondureña ya trasciende a la lucha de ideologías como algunos lo plantean, internacionalmente se ve a Honduras como un país modelo de irrespeto a la ley y en donde la corrupción es la orden del día, al final se justificará que es mejor vivir en un sistema con rostro y cuerpo de democracia, pero con reglas y actuaciones que promueven el desorden, la injusticia y la anarquía social.

You may also like

Rescatan cuerpos de las víctimas de accidente de helicoptero

Los cuerpos de las seis víctimas que murieron