Estados Unidos es un país marcado por las masacres con armas de fuego

Estados Unidos es un país marcado por las masacres con armas de fuego

- in Nacionales, Opinión
0

La Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América, protege el derecho del pueblo a poseer y portar armas, lo que provoca que se desate una serie de masacres en escuelas, discotecas, conciertos y otros escenarios en el territorio norteamericano, enlutando a una gran cantidad de personas inocentes que mueren a manos de dementes con sed de asesinar.

Las estadísticas son alarmantes, ya que al menos se da una media de 92 asesinatos por día, traducido en 1,45 millones de muertes por asesinato, suicidio o accidentes desde 1970.  Según la campaña Brady contra la Violencia por Armas de fuego, otras 297 personas resultan heridas al día por disparos.

Estados Unidos en comparación con los países europeos suma 29,7 muertos por arma de fuego por cada millón de ciudadanos, quedando lejos de los 7,7 de Suiza, 5,5 en Canadá o 2,7 en Dinamarca.

Desde la terrible matanza en la escuela Sandy Hook en el 2012 donde murieron aproximadamente 28 personas,  20 de ellos niños, se registran más de 1,080 masacres desde entonces. En estos cinco años han muerto 1,700 personas y otras 4,200 han resultado heridas, según el recuento de las autoridades norteamericanas.

El Centro de Control de Enfermedades estadounidense, indica en un informe que más niños menores de 6 años mueren por arma de fuego que policías en activo. Las estadísticas nos muestran que han perdido la vida 82 niños, en comparación con 27 agentes policiales.

Para impedir  la portación o la venta de armamento amparada en la constitución de los  Estados Unidos, debe pasar por un procedimiento engorroso y complejo por distintos entes del gobierno, algo casi imposible de que se cumpla. Hay quienes afirman que empresarios de esta industria sobornan a congresistas para que ninguna iniciativa de ley progrese en el congreso.

El tiroteo registrado el pasado 1 de octubre en Las Vegas y que dejó un saldo de 59 personas fallecidas, es el resultado de la irresponsabilidad de las autoridades en no medir la magnitud de las consecuencias que puede llegar a tener esta medida constitucional, que ha llevado al pueblo nortemaerciano a un baño de sangre por asesinatos con armas de fuego.

Hebert Maradiaga

Periodista

You may also like

Cerca de L50 millones se desvían por corrupción en Honduras

El economista del Foro Social de la Deuda