La Ley de secretos Oficiales atenta en contra la libertad de información

La Ley de secretos Oficiales atenta en contra la libertad de información

- in Nacionales, Opinión
0

Los periodistas estamos llamados a informar y saber la verdad de las situaciones que pasan en un determinado país o región, para que el pueblo esté bien informado de todo a su alrededor, y a la vez puedan tomar sus propias decisiones y pensamientos de los acontecimientos.

El periodismo es parte de la democracia, y es por eso, que ninguna información que se quiera averiguar para su publicación debe ser violentada, algo que está pasando en Honduras con la denominada Ley de Secretos Oficiales que fue aprobada en el 2014.

Dicha Ley impide que las informaciones públicas relacionados con la Seguridad y Defensa Nacional, puedan ser expuestas la opinión pública, catalogándo por importancia de información  (reservada, confidencial, secreta y ultra secreta) y los años en que cada una deben estar archivadas y protegidas.

Eso de alguna manera coarta la libertad de pensamiento y de opinión, actuando en contra de la denominada Ley de Transparencia y del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP).

Diversas organizaciones del país, como el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), se han manifestado en contra de esta ley que atenta contra la libertad de expresión y la libre emisión de pensamiento, pidiendo inmediatamente que se elimine para no afectar la labor periodística.

Algunos sectores de la ciudadanía afirman que el gobierno no quiere que alguna información, que esta Ley protege, quede en manos de periodistas, ya que la misma busca garantizar la impunidad en los actos del gobierno y evitar que decisiones oficiales controversiales sean de dominio público.

A todo esto podemos sumarle al famoso artículo “bozal” del Código Penal, el denominado artículo 335-B, el cual habla que los periodistas o comunicadores sociales, no pueden divulgar información que incite a la violencia, porque de lo contrario podrían ir a prisión.

No es posible que en un país considerado como “democrático”, existan este tipo de restricciones para que se pueda realizar una labor periodística de excelencia, para que la colectividad pueda estar bien informada.

El periodismo está siendo pisoteado por un conjunto de leyes y decisiones que se toman en contra de dicha profesión, ya que según argumento de las autoridades a favor de la Ley, es para defender asuntos conforme a la constitución, pero lo que no saben también es que se está violentando la misma, ya que impide el derecho de periodistas y población a dar información y estar informado.

Unámonos todos en contra de lo que nos perjudica como periodistas y futuros comunicadores sociales, para que exista un país libre en cuanto a la opinión y divulgación de la información.

Hebert Maradiaga

Comunicador Social

You may also like

TSC investiga a funcionarios vinculados con enriquecimiento ilícito

El Tribunal Superior de Cuentas (TSC) informó este