Los nuevos organismos electorales, ¿Más de lo mismo?

Los nuevos organismos electorales, ¿Más de lo mismo?

- in Nacionales
0

Por Aldo Romero
Periodista y catedrático universitario

En medio de algunos cuestionamientos, como por ejemplo el de haber permitido las autopropuestas de candidatos para ir a audiencias públicas aún y cuando los partidos políticos definieron con antelación a sus representantes, los nuevos organismos electorales que pronto estarán debidamente conformados, tendrán la histórica responsabilidad de liderar, adecentar y transparentar los procesos políticos que se vienen en breve en el país.

Tarea nada fácil les espera a los nuevos representantes del Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Tribunal de Justicia Electoral (TJE), de manera particular, por el atenuante de que son los mismos partidos políticos los que al final dirigirán estos organismos, en contraposición con la exigencia de diferentes sectores de sociedad civil que demandaban el nombramiento de profesionales con altas calificaciones académicas y libres de la influencia y manipulación.

En este sentido, y sin poner atención a los antecedentes de elecciones anteriores, en el Congreso Nacional, con el especial interés de las bancadas que tendrán representatividad en estas instituciones, se vuelve a cometer el error de hacer que prevalezca el interés partidario por sobre la necesidad de devolver a los comicios, la credibilidad y el respaldo de la ciudadanía.

En el caso del CNE, existe un serio riesgo de entrada y es que por ahora, y hasta el 21 de enero del 2020, deberá regirse bajo la actual Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas mientras el Congreso Nacional (CN) aprueba a más tardar en esa fecha la nueva legislación, y digo que representa un riesgo porque no sería de extrañarse que el Legislativo amplíe la vigencia de esta normativa mientras se dan su tiempo para negociar y concertar.

En el caso del Tribunal de Justicia Electoral el desafío es aún mayor, ya que este nuevo órgano jurisdiccional que será el encargado de impartir justicia especializada, no cuenta todavía con el marco legal que regule su operatividad y es en esta instancia donde se supone, están concentradas las esperanzas de la sociedad para garantizar procesos libres de toda duda o denuncias de fraude, maniobras irregulares y falta de transparencia.

Otro elemento en contra es que a partir de su elección, ambos organismos trabajan contra el reloj en la difícil misión de apoyar y dar seguimiento a la aprobación y vigencia de importantes y urgentes reformas como la emisión de una nueva tarjeta de identidad, la depuración del Censo Nacional Electoral y la ciudadanización de las mesas receptoras, constituyen entre otras, el complemento ideal para garantizar la genuina legitimidad de las próximas elecciones.

Nada más peligroso para la débil y moribunda democracia hondureña, que encontrarse con más de lo mismo, con los mismos vicios y malas prácticas del oscuro pasado reciente, el tiempo es el mejor juez y más temprano que tarde nos daremos cuenta si el CNE y el TJE fueron integrados en base a las calificaciones de profesionales y líderes probos, comprometidos con el país, o si por el contrario, se trató en efecto de la famosa repartición del pastel, producto del acuerdo político entre las principales fuerzas.

You may also like

Toneladas de basura recogen empleados de la AMDC después de carnaval en Tegucigalpa

Autoridades de la Alcaldía Municipal del Distrito Central