¿Cuál es el mejor momento del día para hacer ejercicio y perder peso?

¿Cuál es el mejor momento del día para hacer ejercicio y perder peso?

- in Notas Curiosas
0

Habrás oído que el mejor momento para hacerlo es en ayunas, a primera hora de la mañana. Quizá no tengas tiempo por tus apretados horarios y solo puedas practicarlo a última hora de la tarde o a lo mejor tu momento perfecto es la hora de comer. Sea cuando sea, te gusta hacer ejercicio, lo cual es estupendo y se traduce en mejor resistencia y salud, así como la posibilidad de prevenir enfermedades.

Pero, ¿cuándo es el momento idóneo para hacerlo? Y, realmente, ¿hay alguna diferencia entre ser un deportista matutino que quiere espabilarse tras la primera taza de café o el nocturno, que necesita librarse del estrés del día? Lo cierto es que varios estudios recientes aseguran que sí lo hace, aunque es algo complicado, según informa ‘The Washington Post’.

Mañana vs noche
Si lo prefieres por la mañana, según los estudios, puedes activar ciertos genes en las células musculares, aumentando la capacidad para metabolizar el azúcar y la grasa. Si bien los científicos dicen que este hallazgo requiere más estudio, piensan que, en última instancia, podría ayudar a quienes tienen sobrepeso o padecen diabetes tipo 2.

Por otro lado, si eres de los que eligen la noche porque quieren liberar el estrés del trabajo, has de saber que usas menos oxígeno, lo que hace que los entrenamientos sean más eficientes y mejoran el rendimiento deportivo. En otras palabras, el rendimiento es mejor a estas horas porque utilizas menos energía aunque realices un ejercicio igual de intenso que por la mañana. Si, por ejemplo, necesitas salir a correr, te agotarás antes por la mañana.

Los estudios
Lo llevaron a cabo Gad Asher y su equipo, del Weizmann Institute of Science. Se encargaron de poner ratones en cintas para correr durante diferentes momentos del día y así estudiaron su capacidad de ejercitarse con distintas intensidades. Descubrieron que el rendimiento general del ejercicio era mucho mejor, alrededor del 50% en promedio, durante la “noche del ratón”, en comparación con las horas de la mañana. Tranquilo, no se basaron solo en los ratones para obtener los resultados sino que realizaron las mismas pruebas con 12 humanos y concluyeron con resultados similares.

Un segundo estudio fue dirigido por Paolo Sassone-Corsi, director del Centro de Epigenética y Metabolismo de la Universidad de California en Irvine que también puso ratones en cintas de correr pero adoptando un enfoque diferente. Observaron los cambios en los tejidos musculares después de los entrenamientos matutinos, específicamente la descomposición de la glucosa y la quema de grasa. Al analizar el tejido, descubrieron que el ejercicio parecía proporcionar los efectos más beneficiosos sobre el metabolismo durante el equivalente en ratones de lo que sería una madrugada para los humanos.

La conclusión fue que los ritmos circadianos dominan todo lo que hacemos. Al menos el 50% de nuestro metabolismo es circadiano. “Hay un momento para hacer ejercicio”, apunta Gad Asher, “también para descansar o incluso para comer. Los ciclos metabólicos no están adaptados para responder a estímulos externos de la misma manera durante el día o la noche”.

¿Cuándo hacerlo?
Si eres un deportista de élite o realizas ejercicio de competición, el mejor momento para hacerlo es la noche. Si, en cambio, eres una persona normal que busca perder un poco de peso (y de paso quieres controlar el azúcar en sangre), lo mejor es optar por las mañanas, cuando las respuestas celulares después del entrenamiento que influyen en el metabolismo son mucho más fuertes.

Por otra parte, has de tener en cuenta que hacer ejercicio a altas horas de la noche puede interferir con el sueño, ya que tiende a energizarte y mejorar el estado de alerta. Aunque como dijimos antes, hay personas a las que les gusta hacer ejercicio al final del día para aliviar el estrés, lo cual está bien. Las investigaciones, por otro lado, han sugerido que el ejercicio matutino antes de comer es útil para maximizar alguno de los efectos positivos que ejerce sobre el metabolismo.

Ahora bien, tampoco es bueno obsesionarse. Piensa que lo verdaderamente importante es ejercitarse. Es decir, ‘hacer algo’ importa mucho más que el momento específico del día en que lo hagas. Aun así, quizá este artículo te haya ayudado a decantarte por el momento idóneo para practicarlo. Siempre que tengas tiempo para ello, claro.

You may also like

Declaran culpable por tres delitos a la exprimera dama Rosa Elena de Lobo

El Tribunal en Materia de Corrupción ha declarado