Un juez justo

Un juez justo

- in Opinión
0

foto-de-aldo

Por Aldo Romero / @aldoro
Periodista y Catedrático Universitario

El sabio Salomón debía una vez más aplicar justicia y esta vez ante un conflicto entre dos mujeres que reclamaban como hijo a un menor de edad, la sabiduría del rey estaba en juego, también la confianza que la población tenía en sus ejecutorias, no había espacio para el error, el fallo, aunque duro o sujeto a cuestionamientos, favoreció a una de las partes y dejo en evidencia los ilícitos de la otra.

La historia bíblica es un buen modelo a tener en cuenta sobre el perfil y las actuaciones que las sociedades esperan de un juez justo, un administrador de la ley que procura ser siempre objetivo y que actúa con responsabilidad en todo lo que concierne a la aplicación correcta de la justicia pues es un mandato que se le ha entregado.

Un juez justo debe mantenerse al margen de las amistades o de las influencias y presiones externas, no dicta sentencias con ligereza, es inteligente y probo, rígido en la aplicación de la ley pero abierto a escuchar con especial atención a las partes en litigio mostrando un verdadero equilibrio entre su capacidad profesional y su rectitud moral.

Los jueces ejercen la función más delicada de la acción legal, son responsables de dar solución a conflictos jurídicos, son depositarios de la confianza popular y su función debe estar concentrada solamente en aplicar o interpretar los criterios que la ley le permite, ampliarlos o limitarlos constituye un abuso contra la normativa jurídica.

Los tribunales de justicia son quizás la cara más visible del Poder Judicial, por tanto la independencia de sus funcionarios es de vital importancia, esta condicionalidad permite a los jueces y magistrados tomar decisiones justas, correctas y equitativas aunque estas no siempre sean populares o del agrado de ciertos sectores.

La independencia de los jueces y magistrados les obliga a estar sometidos únicamente al imperio de la ley al momento de juzgar o de ejecutar lo juzgado, esta es la única garantía que tienen para no obedecer a injerencias que estén por encima de lo que la ley manda para resolver un litigio.

Es un anhelo de la sociedad en general recuperar la institucionalidad judicial, es de vital importancia jueces y  magistrados cumplan con las exigencias ciudadanas que piden legitimar las actuaciones de un sistema judicial débil, injusto y desigual, y una de las más urgentes acciones, debe ir encaminada a reformar el sistema de elección de jueces y fortalecer los requisitos que avalan a un profesional para ocupar una magistratura.

You may also like

Este martes; pedirán al CNR derogación inmediata de “ley mordaza”

Organizaciones de Comunicadores, Medios de Comunicación y de