CNA presenta segundo informe de evaluación de triajes

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), presentan el segundo informe de la evaluación de los triajes en Honduras, instaurados con el objetivo de contrarrestar la pandemia del COVID-19, que ha causado la muerte de miles de hondureños.

Entre los hallazgos más significantes son la escasez de insumos, desidia de autoridades e indiferencia sobre las necesidades del personal de Salud de la zona occidental.

CONCLUSIONES

  1. Se logró constatar que los trabajadores del sector salud son insuficientes para satisfacer la demanda poblacional de los pacientes sospechosos y contagiados de COVID-19, en los departamentos de Santa Bárbara, Copán, Lempira, Ocotepeque e Intibucá. En primer lugar, porque así lo expresó de viva voz el equipo médico de estos triajes; en segundo, porque el estudio de densidad poblacional, con base en la cantidad total de personal, demuestra que en su gran mayoría estos centros cuentan con pocos empleados en primera línea para facilitar una atención digna y óptima a la ciudadanía.
  2. Se determinó que en 80 % de los triajes visitados en los departamentos de Santa Bárbara, Copán, Ocotepeque, Lempira e Intibucá no se cuenta con el oxígeno suficiente para cubrir la totalidad de pacientes, mismo que constituye un pilar fundamental para atender y estabilizar personas con sintomatología generada por el COVID-19.
  3. Se registraron casos de emergencia en los que se requiere el traslado al hospital más cercano para salvar la vida de las víctimas de la nueva enfermedad. Aunado a lo anterior, con el análisis y los mapas cartográficos, se evidenció que, en gran parte, los tramos por recorrer son muy extensos, visto que, en ciertas ocasiones, el centro médico más próximo queda a una hora de distancia, teniendo en cuenta el mal estado de las carreteras en la zona occidental; situación que genera más tiempo para que el paciente llegue a su destino, además de poner en riesgo la vida de ellos.
  4. De cinco triajes analizados en el departamento de Santa Bárbara, se cotejó que uno de ellos está cerrado por falta de recursos económicos desde el mes de enero del corriente año, este es el centro de estabilización de Concepción del Sur. Con respecto al resto de establecimientos visitados, conviene recalcar que el 80 % no tiene los medicamentos necesarios para la adecuada atención de personas.
  5. El 75 % de los centros asistenciales evaluados en el departamento de Copán no tienen la cantidad de oxígeno requerida para auxiliar pacientes contagiados, mientras que, el personal médico que labora en el triaje ubicado en el municipio de Nueva Arcadia, hace tres meses no recibe su salario.
  6. En el triaje de Nueva Ocotepeque se verificaron serias precariedades tanto en tanques de oxígeno, mascarillas de reservorio, manómetros y equipo de protección. El personal expresó que no tenían las suficientes herramientas necesarias para cubrir la demanda de pacientes que a diario llegan al centro de asistencia. Sin embargo, en el caso del centro de salud de San Marcos, Ocotepeque, el personal sí es suficiente, pero el oxígeno para los contagiados de COVID-19 no lo es.
  7. Se comprobó, con base en el análisis de densidad poblacional, que en el departamento de Santa Bárbara, Copán y Lempira los médicos deben redoblar esfuerzos, porque el personal no logra satisfacer las exigencias por la enorme cantidad de pacientes; por su parte, Yamaranguila, Intibucá es el triaje que tiene la menor cantidad de trabajadores del área de salud.
  8. Al momento de la visita al hospital de San Marcos del departamento de Ocotepeque, se corroboró que el grupo de médicos de la sala COVID-19 de dicho establecimiento estaba en huelga exigiendo su nombramiento con base en el Acuerdo Ejecutivo n.º 003-2020, en el cual se instruía darle plaza al personal de primera línea de las salas COVID-19 a nivel nacional, por lo que, se logró conocer de primera mano esta exigencia, ya que, hasta la fecha, las autoridades gubernamentales no han logrado facilitarles lo que por ley les corresponde.
  9. Es oportuno indicar que de los aspectos constatados en la inspección in situ, todo el personal de primera línea entrevistado se encuentra sumamente comprometido con sus centros de atención, visto que cuentan con una gran actitud, pese a las circunstancias; su prioridad es atender pacientes y resolver de la manera más apropiada y posible cada dificultad que se les presente. Muchos de los coordinadores de estos triajes buscan formas de conseguir donaciones o ayudas por parte de las diferentes alcaldías municipales o fundaciones para lograr salvar vidas en la zona occidental del país.

RECOMENDACIONES

  1. Mejorar las condiciones laborales del personal de primera línea, ya que muchos tienen la zozobra de saber si van a continuar trabajando o no. Para la población hondureña es de pleno conocimiento que hay un repunte de casos en estos momentos y los médicos manifiestan que desconocían si iban a seguir con sus faenas, dado que sus contratos de trabajo tienen una duración de tres meses; el de la mayoría concluía el 30 de abril. Al no existir disponibilidad de vacunas para la población en Honduras y ante la masiva propagación del virus, es meritorio mejorar la situación laboral de dichos médicos y robustecer los diferentes triajes a nivel nacional para garantizar atención a cada persona que lo requiera, ya sea por sospecha o contagio.
  2. Es un deber de las autoridades gubernamentales dotar de tanques de oxígeno necesarios para estabilizar los pacientes con sintomatología del COVID-19 en cada uno de los centros de atención de la zona occidental, visto que el 80 % de los triajes de los cinco departamentos visitados manifiestan la apremiante necesidad de estos equipos médicos, ya que el oxígeno es un pilar fundamental en la recuperación y tratamiento de una persona.
  3. Se recomienda a las autoridades gubernamentales hacer un estudio detallado con base en este informe sobre las necesidades reflejadas en los gráficos expuestos, con el propósito de ampliar los recursos del programa: «Fuerza Honduras», y de las diferentes regiones departamentales de salud, para ir desembolsando de acuerdo con las peticiones de los coordinadores de triaje, ya que ellos son quienes conocen las necesidades de primera mano y podrán ir cubriendo las emergencias de manera efectiva y garantizar un mayor control de esta pandemia. Claro está que, al no existir vacunas ni hospitales modulares en funcionamiento, los centros de triaje toman un rol más importante, por lo tanto, deben fortalecerse.
  4. Con base en todas las inspecciones se ha podido conocer la importancia de los centros de triaje a nivel nacional, mismos que sirven como un primer filtro, visto que logran dar desde los primeros días del supuesto contagio un control y seguimiento efectivo que reduce la propagación del virus, pues con la detección temprana, la persona debe aislarse. De manera simultánea, se le da un mayor control a este para combatir la enfermedad desde sus inicios, lo que reduce las posibilidades de fallecimiento. En tal sentido, como CNA recomendamos encarecidamente al Gobierno de la República tomar a bien cada uno de los resultados de esta auditoría, para que acople las recomendaciones de este documento, a fin de contener la propagación del virus y mejorar la atención de los sospechosos y contagiados de la nueva enfermedad.

Leave a Reply