EDITORIAL: “Los DDHH violentados en Honduras”

Los derechos humanos son inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

En Honduras, está claro que pocos o ninguno de los derechos humanos se respetan, un país en donde las leyes se violentan, principalmente por los mismos encargados de hacerlas cumplir. Esto implica que seamos un país carente de respeto a las más altas disposiciones que todo ciudadano debe tener.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas nombra algunos derechos que todo ciudadano debe tener en nuestro país, y que por supuesto, para variar, no son respetadas:  

-Todos Somos Iguales Ante la Ley. La ley es la misma para todos. Nos debe tratar a todos con equidad. (Este inciso se violenta, ya que, en Honduras, los más pobres son los que pagan tiempo en prisión, mientras que los grupos de poder, entre empresarios y políticos corruptos, gozan de total libertades).

-Derecho de Buscar un Lugar Seguro en Donde Vivir. Si tenemos temor de ser tratados mal en nuestro propio país, tenemos el derecho de irnos a otro para estar seguros. (Muchos compatriotas emigran casi de manera diaria a EEUU, en busca de mejores oportunidades para vivir, cosa que por supuesto, en Honduras no lo tienen).

-Libertad de Movimiento. Todos tenemos el derecho de ir a donde queramos en nuestro propio país, y de viajar a donde nos plazca. (Con las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), esta determinación no tendrá efecto, porque serán un país dentro de otro).

-Libertad de Expresión. Todos tenemos el derecho de pensar por nosotros mismos, lo que nos gusta, de decir lo que pensamos y de compartir nuestras ideas con otra gente. (Muchos periodistas han sido asesinados en los últimos años, que por emitir su pensamiento, han sufrido las consecuencias de la no libertad de expresión).  

-Seguridad Social. Todos tenemos el derecho a una vivienda decente, a cuidados médicos, educación, guardería, suficiente dinero para vivir y atención médica si estamos enfermos o somos mayores. (El COVID-19, vino a desnudar el sistema de salud en Honduras, y pocos tienen acceso a un buen trato).

-Comida y Alojamiento para Todos. Todos tenemos el derecho a una buena vida. Madres y niños, gente mayor, personas desempleadas o con limitaciones físicas, todos tienen el derecho de recibir cuidados. (Honduras se ubica como los primeros países a nivel de Latinoamérica, con grados altos de hambre, donde sus habitantes viven con menos de un dólar en su bolsillo).

-El Derecho a la Intimidad. Nadie debería tratar de dañar nuestra reputación. Nadie tiene el derecho de entrar en nuestra casa, abrir nuestras cartas o molestarnos o a nuestra familia sin una buena razón. (Se ha cumplido un año de la desaparición de cinco garífunas, donde individuos entraron a sus casas y los secuestraron, y hasta el día de hoy no se sabe nada de ellos)  

Mientras todas estas disposiciones no se cumplen a cabalidad, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH), solo se encarga de emitir comunicados diciendo que se violentan los DDHH, pero no hace nada para que esto se cumpla para el bien de la ciudadanía.

Leave a Reply