La guía para el Royal Rumble 2020 de la WWE


Como un servicio a los aficionados que tienen interés general en la WWE pero que quizás no hayan visto un combate de lucha libre desde la Survivor Series o incluso desde el SummerSlam, nos complace presentarles la siguiente lista de preguntas más frecuentes (FAQ) a modo de guía para disfrutar del Royal Rumble 2020, el cual se llevará a cabo este domingo en el Minute Maid Park de Houston.

P: Entonces, ¿el Royal Rumble se escenificará en el estadio de los Houston Astros este año?

Sí. Además, la cuenta regresiva para el ingreso de cada nuevo luchador al cuadrilátero será llevada por una persona vestida como el exmanager AJ Hinch, golpeando rítmicamente un bote de basura cerca del dugout.

P: ¿Pueden recordarme cómo será el formato?

Será una “Battle Royale”, campal al extremo, conformada por 30 hombres y mujeres, quienes se enfrentarán para hacerse con la opción de un combate de campeonato durante el evento WrestleMania. La pelea será iniciada por dos luchadores y otro competidor se les unirá cada 90 segundos. Muy bien: digamos que lo hará “en un lapso de 90 segundos aproximadamente”. El Royal Rumble tiene la precisión con los tiempos de un niño de 9 años diciéndole a sus padres “bajaré en un minuto”.

P: ¿En cuál categoría se ubica el Royal Rumble entre los eventos anuales más importantes de la WWE?

Lo ubicamos en segundo lugar, por debajo del WrestleMania, que sigue imponiéndose en lo que respecta a espectacularidad pura y el nivel de los luchadores quienes, no por coincidencia, elevan la calidad de su desempeño para el evento más lucrativo del año.

Sin embargo, el Royal Rumble es, en sí mismo, una tormenta perfecta que combina los mejores aspectos de la WWE: Impredictibilidad y estética.

Aparte de contar con cierta idea con respecto a quién será el ganador definitivo, no hay forma exacta de vaticinar como terminará desarrollándose la pelea: Solo hay que mirar el cuarteto final del año pasado, conformado por Andrade, Dolph Ziggler, Seth Rollins y Braun Strowman, que terminó causando asombro. Siempre contamos con competidores sorpresivos: bien sea luchadores que regresan tras recuperarse de lesiones o provenientes del NXT o apariciones cameo por parte de figuras que evocan nostalgia.

Muchos aficionados se dirigirán al estadio convencidos de que verán el regreso de John Cena o de Edge, porque el Rumble invita a imaginar cosas así.

Otro elemento de la diversión de este evento radica en ver cómo los relatos actuales de la WWE se cruzan con este combate. Por ejemplo: cómo Rollins, quien se encuentra por estos días haciendo su mejor trabajo en la WWE con un nefasto complejo de mesías de por medio, interactuará con rivales de la talla de Kevin Owens y Samoa Joe. Cómo Bobby Lashley y Rusey continúan su enemistad cada vez más absurda sin el beneficio de un gigantesco pastel de bodas. Cosas así.

P: ¿Y la estética?

En el aspecto estético, el Rumble constituye el evento perfecto para quienes gustamos de hacer señas cada vez que suena el tema introductorio de un luchador, porque sucede 30 veces. De hecho, esa fue parte de la motivación que tuvo el ejecutivo de la WWE Pat Patterson a la hora de crear este evento: a todos les encanta ver cuando un luchador se involucra de forma repentina durante un combate, así que aquí tenemos un montón de situaciones en las cuales eso ocurre legalmente. Combinamos el elemento estético con lo impredecible y logramos vivir momentos inolvidables, tales como el regreso de Diesel en 2011 y el debut de AJ Styles en 2016. Eso es lo que hace del Rumble algo especial.

P: Cuéntanos algo de historia del Royal Rumble, en el aspecto estético.

Escuchen. Intentaré hacerle cierta justicia, pero aquí pueden encontrar un análisis mucho más detallado. El combate masculino será la edición número 33 del evento. El lapso más largo que cualquier luchador ha logrado durar en una pelea de este tipo es de 1 hora, 16 minutos y 5 segundos, obtenido por Daniel Bryan en el evento “Greatest Royal Rumble” de 2018 celebrado en Arabia Saudita. La aparición más breve fue hecha por Santino Marella en 2009, quien apenas se mantuvo por un segundo. Strowman tiene el récord de eliminaciones con 13 en el “Greatest Royal Rumble”. Glenn Jacobs, mejor conocido como Kane, mantiene el récord de apariciones en el Rumble con 19 y se espera que sume 20 con el evento de este fin de semana. La mayor cantidad de victorias se ha producido desde el puesto número 27, con cuatro en total. En general, los luchadores que ingresan al Rumble desde la posición 22 o superior se han impuesto en 18 de 32 enfrentamientos. El luchador No. 30 ha obtenido cuatro tres victorias. Brock Lesnar está intentando convertirse en el tercer luchador en ganar desde la posición número 1 y en el octavo en triunfar en múltiples ediciones del Rumble. Su victoria anterior se produjo en 2003.

P: Espera… ¿acaso Brock no es el campeón de la WWE? ¿Por qué no está defendiendo el título en vez de participar en el Rumble?

Respuesta breve: Porque Brock Lesnar no sentía que hubiese alguien dentro de la marca Raw que tuviera nivel suficiente para disputar el título con él.

Respuesta verdadera: Porque este, precisamente, es el pequeño elemento de impredictibilidad dentro del Rumble del cual hablamos anteriormente.

¿Aporreará Lesnar a sus rivales, tal como lo hizo Sauron en la Batalla de Dagorlad, o se convertirá en un sorpresivo eliminado en primeras instancias? ¿Se formarán nuevas enemistades para Brock dentro del Rumble (quizás contra alguien de la talla de Matt Ridle del NXT), las cuales no puede crear dentro del cartel actual del Raw? Y de ganar, ¿veremos ese momento de caos increíble, en el cual Paul Heyman anuncia que “mi cliente elige hacer un reto por… su cinturón propio” en el WrestleMania, lo cual nos lleva a ver un combate en el cual Lesnar se abalance sobre el cuadrilátero, similar a lo que hizo Edward Norton en la cinta “El Club de la Pelea”? ¡Todo es posible!

P: Si no es Brock, ¿entonces quién?

Ya conocemos a muchos participantes que han “declarado” su presencia en el Rumble, como si fuera el día de reclutamiento de atletas universitarios o algo similar: Lesmar, Roman Reigns, King Corbin, Ziggler, Shinsuke Nakamura (Campeón Intercontinental), Strowman, Erick Rowan, Styles, Randy Orton, Elias, Rey Mysterio, Ricochet, Drew McIntyre, Otis, Tucker, Rusev, Lashley, Aleister Black, Owens, Samoa Joe y el nuevo equipo de campeones del Raw, conformado por Buddy Murphy y Rollins.

Entre los luchadores mencionados en las casas de apuestas como tentativos participantes del Rumble se encuentran Caín Velásquez, a quien vimos por última vez en una rápida derrota a manos de Lesnar en octubre pasado en Arabia Saudita; Tyson Fury, quien peleó contra Strowman en ese mismo evento y a CM Punk, quien ha hecho un “retorno lento” a la promotora como invitado del WWE Backstage. Siendo honestos, la recepción negativa de la afición hacia un villano será la más fácil de asumir para alguien distinto a Punk, mientras su música suena a forma de introducción en el Rumble. Hablamos de ustedes, Corbin o Ziggler. El campeón Universal es “The Fiend” Bray Wyatt, quien defenderá su título contra Daniel Bryan en un combate estilo “strap match” (en el cual ambos luchadores son atados y se mantienen cerca uno del otro) sumamente anticipado que se escenificará antes del evento estelar.

P: ¿Un “Strap match”?

Sí. Esta enemistad comenzó cuando The Fiend haló el cabello de Bryan, arrastrándole hacia la oscuridad que se encuentra por debajo de cuadrilátero. Bryan regresó con mejor preparación y sed de venganza. El “strap match” a la antigua fue idea de Bryan, para así evitar que The Fiend se “esconda” de él.

P: Entonces, ¿su plan consiste en atarse junto a un extraño ser demoniaco, cuyo truco es, literalmente, asustar a otros luchadores hasta someterlos?

Tal como dijo el propio Bryan: “No es una buena idea. Y de verdad, verdad, no es una idea inteligente”.

Vamos a hacernos la idea que The Fiend retiene el título. Uno puede imaginarse fácilmente a Roman Reigns, el luchador con cara de niño más reconocido de la WWE (en teoría, si no en práctica) enfrentándose a The Fiend en WrestleMania. Y ojalá que la WWE tenga el buen criterio de permitir que su alter ego, el degenerado anfitrión de televisión infantil Bray Wyatt ingrese al Rumble, porque eso sería divertido.

P: ¿Por qué Reigns?

Se ha rumorado por cierto tiempo que éste podría conseguir un combate entre los principales del WrestleMania y el trayecto que le llevará hasta allí es sumamente evidente: Su combate del Royal Rumble contra Corbin, en el cual “las caídas valen en cualquier sitio” podría desatar la disputa mientras agota a Reigns al punto en el cual termine siendo un luchador “desfavorecido” y acabado físicamente a medida que avance el Rumble esa misma noche.

P: ¿Qué nos puedes decir sobre el combate femenino del Royal Rumble?

Piensen en el revuelo publicitario creado de la forma más perfecta, con miras a un enfrentamiento de alto nivel en la lucha libre. Ahora piensen en el extremo totalmente opuesto.

¿Están imaginando el Royal Rumble femenino de 2020? Porque a pesar de contar con la presencia de cuatro participantes (Charlotte Flair, Alexa Bliss, Nikki Cross y Sarah Longan) oficialmente pautadas (al menos hasta la jornada del martes), el tercer Rumble completamente femenino sigue siendo un misterio frustrante. El año pasado, contamos con seis miembros del roster NXT dentro del Rumble femenino. ¿Podría esa cifra aumentar este año? La ganadora podría retar por los campeonatos femeninos de Raw o Smackdown, los cuales serán defendidos durante el programa de este domingo.

P: ¿Cuál será el enfrentamiento más interesante por un título femenino?

Becky Lynch defendiendo el campeonato Raw contra Asuka, y no hay punto de comparación con el resto. El combate por el título Smackdown entre una campeona Bayley que aún no convence y Lacey Evans, cuyo personaje ha pasado de ser una siniestra debutante del sur de Estados Unidos a una versión del personaje Liberty Belle de la serie “G.L.O.W.” Quizás si Bayley comenzara a hablar con acento ruso, tendríamos algo interesante aquí.

Pero el combate entre Lynch vs. Asuka podría robarse el espectáculo. Asuka siempre ha estado a la par de Lynch, o la supera como intérprete sobre el cuadrilátero, aparte de poseer actualmente un pedazo de la psique de la campeona. Su personaje ha pasado por una revitalización importante, como villana capaz de escupir vapor verde al rostro de sus oponentes, tal como lo hizo con Lynch durante su infructuosa contratación en medio del cuadrilátero producida hace dos semanas.

Hablando en serio: ¿ustedes piensan que estas luchadoras ya deberían estar conscientes de lo peligrosas que son las firmas de contrato después de todos estos años? Siendo sinceros: dos abogados y un mensajero ciclista podrían lograr mejores resultados y de forma más segura.

P: ¿Otros enfrentamientos actualmente previsto?

Sí. Humberto Carrillo, quien se lesionó después de un ataque hecho por Andrade en diciembre pasado, regresa para enfrentarle una vez más, en busca del campeonato de Estados Unidos. Carrillo hizo un retorno sorpresivo luego que Andrade se impusiera en un brutal “ladder match” en el Raw ante Roy Mysterio Jr.

Adicionalmente, Chad “Shorty G” Gable tiene previsto recibir una patada en el rostro por parte de un Sheamus que acaba de volver al cuadrilátero. Podría ser cuestión de minutos. O de segundos. Pero estamos seguros en un 100 por ciento que será pateado en el rostro.

P: ¿Valdrá la pena verlo?

Por supuesto. El Royal Rumble se asemeja al segmento “Weekend Update” del legendario programa cómico de la televisión estadounidense “Saturday Night Live”. No importa quien forme parte de él y no importa la grandeza y/o desolación que le rodee: esta institución siempre nos aporta algún nivel básico de satisfacción, algunas sorpresas y cucharadas rebosantes de tramas predecibles que nos brindan placer. Incluso en sus peores momentos, el Rumble siempre consigue entretener. No hay mejor ejemplo de ello que ver a Titus O’Neil zambullido de cabeza sobre el cuadrilátero cuando intentaba incursionar en el combate:

Leave a Reply