Salvini se juega en las elecciones de Emilia Romaña sus posibilidades de volver al poder | Internacional

[ad_1]

El líder de la Liga, Matteo Salvini, apunta a la región de Emilia Romaña para comenzar el proceso de reconquista del Ejecutivo italiano. Las elecciones en la región se han convertido en una suerte de plebiscito sobre la legitimidad del Gobierno formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD). Una tensión que se ha visto reflejada en la participación, que ha doblado la de las últimas elecciones y que favorecería a la coalición de derechas formada por la Liga, Forza Italia y Hermanos de Italia.

Salvini se ha entregado por completo a la campaña electoral de Emilia Romaña, consciente de que una victoria le permitiría poner en duda la legitimidad de un Ejecutivo que se formó el pasado agosto para desalojarle del poder. Si la derecha se impusiese en esta región y en Calabria —los comicios se celebraron también este domingo, la derecha obtendría ya 14 de las 20 regiones de Italia.

La candidata derechista en la primera región, Borgonzoni, aseguró tras votar en Bolonia sentirse “optimista” por estos datos que, cree, pronostican unas “grandes ganas de cambio”. En efecto, se trataría de un vuelco histórico en una región dominada en el último medio siglo por la izquierda y que ha sido históricamente considerada como el laboratorio político de Italia.

El Gobierno de Italia se encuentra estos días en tensión a la espera del resultado. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, expresó su seguridad de que el resultado será “positivos” y dará “más energía y entusiasmo” a la coalición formada entre el M5S y el PD. En cualquier caso, aseguró el jefe del Ejecutivo, si la izquierda no lograse imponerse, no habría cambios a corto plazo. “Pensar que alguien se pueda venir abajo porque una cita electoral no satisfaga sus expectativas es completamente equivocado, no funciona así”, aseguró a la prensa.

La elevada participación fue la noticia de la jornada electoral. Al mediodía había votado el 23,44% del censo, mientras que en la anterior cita solo lo hizo el 10,77% a esa hora. En Calabria, donde se da por descontada la victoria la coalición de derechas y de la candidata de Forza Italia, Jole Santelli, lo había hecho un 10,48% de los electores, frente al 8,85% de los comicios de 2014.

Nadie espera una crisis de Gobierno inmediata pase lo que pase en Emilia Romaña. La fecha fijada en el horizonte de todos los partidos es 2022, cuando deberá elegirse al próximo presidente de la República. Pero el Ejecutivo presidido por Giuseppe Conte deberá cambiar radicalmente de paso si la Liga se impone en una región hasta ahora inexpugnable para la derecha. En el horizonte están los próximos comicios de regiones como Toscana, donde en caso de derrota de la izquierda sería ya muy complicado seguir adelante.

[ad_2]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *